Enlaces:

¿Sabías que darle constantemente la vuelta a algo que nos preocupa no sólo no sirve de nada sino que aparte puede dañarte y causar fatiga emocional?

Para conocer mas:

Los psicólogos se refieren a este estado con el término de pensamiento rumiante, que es cuando una persona piensa y se preocupa por sus cosas sin haber conseguido avanzar ni emprender nada nuevo, las ideas se pasan de un lado a otro sin que se llegue a ninguna conclusión, haciendo que no se viva el presente

En su libro “Pensar no es gratis”, el psicólogo  Xavier Guix   señala que pensar demasiado las cosas hace gastar tiempo y energía.

“Rumiamos para entender nuestras emociones y nuestra relación con los demás… Somos seres narrativos y necesitamos contarnos las cosas para que tengan sentido” . Explica Guix.

 

Fuente:howthelightgetsinblog
Fuente:howthelightgetsinblog.com

Cuando una persona dice que está cansada de pensar en cierto modo la frase es literal ya que se gasta glucosa, el combustible del cerebro, y se generan distintos estados de ánimo, que por lo general son desagradables.

“Al pensar influimos en nuestra química cerebral, y los pensamientos no son neutros, porque están construidos con imágenes, sensaciones y voces que actúan como estímulos para nuestros estados internos. Es así como podemos alegrarnos o destrozarnos el día, a golpe de pensamientos.” Asegura Xavier.

Las mujeres rumian más que los hombres, por lo que las hace más vulnerables a la crisis, según señala el psiquiatra Jesús de la Gándara, sin embargo también son más flexibles y rápidas para buscar una salida de emergencia o la solución.

“El fenómeno tan femenino de darle 1000 vueltas a todo aumenta la permanencia de los problemas en la conciencia y causa fatiga emocional. Nos perturba más la opinión que tenemos sobre lo que nos pasa que el hecho en sí mismo.” Remarca el psiquiatra.

Aunque parezca difícil de creer, el hábito que tienen las amigas de reunirse y tener largas conversaciones y debates acerca de lo que les pasa es un refuerzo emocional que evita que se salga del círculo vicioso.

Fuente: http://mommymatters.co.za
Fuente: mommymatters.co.za

Salir del pensamiento rumiante significa poner una distancia cada vez mayor entre el pensamiento y el pensador.

“Si vivo identificado con lo que pienso y siento, no hay nada que hacer. A medida que somos capaces de observar el proceso de ida y venida de nuestros pensamientos nos damos cuenta de su fugacidad. Al poderlas observar, tenemos más capacidad para intervenir en ellos y decidir dónde ponemos la atención”. Recomienda Guix.

Muchas Ideas 02
fuente: sunnyspellsandscatteredshowers.org

Existen algunas técnicas que paran este tipo de pensamiento que funcionan si se practican con persistencia y disciplina, estas son una herramienta para interrumpir el diálogo negativo que las personas mantienen consigo misma y que les genera emociones desagradables.

Lo primero que se debe hacer es identificar el malestar, saber cuáles son los pensamientos que nos ponen en mal estado y si es posible verbalizarlos en voz alta.

Algunos psicólogos recomiendan que se escoja un estímulo de corte que se pueda producir a voluntad y permita dejar de pensar. Por ejemplo la psiquiatra clínica Elena Borges invita a cambiarse físicamente del lugar, irse a otra habitación,  iniciar una conversación con otra persona, o realizar otra actividad.

Pensar en automático puede ser algo muy cómodo pero deja  a la persona en manos de sus malos hábitos mentales.

La técnica mindfulness sugiere estar en el presente y atento a la experiencia pero sin precipitarnos en poner etiquetas, según explica el psicólogo Xavier Guix. Es decir, concentrarse en los hechos, aceptarlos y no juzgar o hacer interpretaciones precipitadas.

Muchas ideas 04
Fuente: pinterest.com

Aunque suena muy fácil de decir, vivir el momento, y estar en el presente, es algo que puede ayudar a las personas a mantenerse en un estado de tranquilidad y equilibrio emocional, el cual es  mucho más benéfico que estarse preocupando por situaciones y cosas a las que tal vez no podamos darles solución.

¿Alguna vez te has sentido atormentado por tus pensamientos? ¿Qué has hecho para liberarte?

Con información de elpais.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here